I Jornada de Estudios sobre Masonería en Argentina y América Latina

Influencia de la Masonería en el Pensamiento Político de la Revolución de Mayo

22 de Mayo de 2010 / Sede de la Masonería Argentina. Pte. Perón 1242. CABA

Libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”

Libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”
La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones y a la Universidad de Buenos Aires auspician esta primera edición de nuestro libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”, constituyéndose en el primer libro impreso por la editorial de la Gran Logia de la Argentina “Ediciones Masónicas Argentina”. Una investigación del Centro de Estudios para la Gran Reunión Americana, del Equipo de investigación: Ricardo Romero, Roberto Sahakian, Verónica Baston, Antonio Las Heras, Nicolás Breglia, Andrea Marisa Romandetti Dasso, Jorge Cabezas, Sylvia Ruz Moreno, Germán Boure, María del Carmen Romano, Mario Luján Benítez Reyes y textos de Emilio Corbière.

Proyecto de Investigación: Influencia de la Masonería en la Revolución de Mayo

Director: Lic. Ricardo Romero

Nos proponemos en esta investigación analizar los componentes de las ideas masónicas a fin de relacionarlas en su influencia en la construcción del Estado Argentino. Haciendo una construcción analítica de fuentes históricas: documentos, escritos, proclamas y biografías, a fin de dilucidar cuáles fueron los componentes que marcan la influencia de la masonería en el Pensamiento Político de la Revolución de Mayo, sosteniendo que el esquema de Logia permitió un accionar similar a un partido de cuadros en el proceso revolucionario.

Análisis

La Logia Lautaro es la organización emblemática del análisis historiográfico. Debe su nombre a los relatos que contó Bernardo O´Higgins a Miranda sobre la oposición que realizó el toqui mapuche Lautaro a la dominación española de Chile en el siglo XVI. En sus principales objetivos estaba la de lograr la independencia de América, para establecer una confederación de repúblicas. Seguían la línea de los Caballeros Racionales, Logia creada en 1807 y que luego tomaría en Cadiz el nombre mismo de Lautaro.

Es interesante ver que la masonería llega de la mano de los liberales españoles y no de los ingleses, como critica la línea revisionista. De hecho, cuando llegan San Martín y Alvear a Buenos Aires en 1812, venían actuando logias previas, entre la más reconocida fueron las Independencia, una que levantó columnas en 1795 y otra del mismo nombre que trabajaron desde 1806 hasta confluir en la Lautaro. Si bien son logias de influencia masónica, las mismas eran operativas, con lo cual podían salirse del ritualismo y concentrarse en los objetivos específicos establecidos. Además, como comenta José Stevenson Collante, durante el proceso revolucionario, los miembros de la masonería tenían doble investidura, participaban en Logias Regulares Universales y de Logias Operativas de carácter patriótico para la revolución americana. Algunos de los principales miembros a destacar fueron: Francisco de Miranda, Andrés Bello y Simón Bolivar de Venezuela, José María Caro de México, Bernardo O´Higgins de Chiles, Juan Pablo Fretes de Paraguay; y en Argentina actuaron José de San Martín, Carlos de Alvear, Bernardo de Monteagudo, Gervasio Posadas y Tomás Guido, entre otros.

En lo académico, nos señala Emilio Corbiére (La Masonería) que si bien existen marcadas evidencias de los vínculos masónicos, por diversas razones, no se profundizan los análisis de sus implicancias. Existen trabajos que estudian el accionar de las Logias en la región, desde La Logia Lautaro por Emilio Gouchon, La masonería y la independencia de América por Nicolás Navarro, La Logia Lautaro y la independencia americana por Antonio Rodriguez Zuñiga, La Masonería a través de sus hombres por Alcides Lappas, o San Martín, la Logia Lautaro y la Francmasoneria por Fabián Onsari; o análisis específicos estudian la Revolución de Mayo, como uno reciente de Marcela Ternavasio, Gobernar la Revolución, que estudia los poderes en disputa en ese período, y en el cuál la pertenencia de los mismos a la masonería no es problematizada. Y si bien, existe la investigación Lucia Gálvez (Como dios manda? Iglesia, masonería y estado en la Argentina) quien estudia la participación de curas y masones en el proceso emancipatorio.

Lo cierto es, que la mayoría de éstos trabajos tienen un carácter esencialmente histórico y en todo caso, dejan en todo caso como un aspecto anecdótico el vinculo entre masonería y la emancipación, o la mirada se centra en un aspecto histórico del proceso. Se trata de dar una aproximación politológica al análisis para ver los componentes estructurales del pensamiento masónico derivados en el proyecto político de la revolución.



Lanzamiento de la Jornada

domingo, 4 de abril de 2010

Apuntes de la Masonería y las revoluciones: Las Logias operativas. Mauricio Javier Campos

Mauricio Javier Campos
Apuntes de la Masonería y las revoluciones: Las Logias operativas
***
Datos personales:
***
Resumen:

Una breve síntesis histórica de la Masonería en su doble aspecto, operativo y especulativo. Su influencia emancipadora a través de las Logias operativas como la Lautaro en la Revolución de Mayo y el caso específico de Luz del Sud Nº 39 de Tandil, cuyo accionar se articuló en principio en torno a cuestiones políticas, en una época donde la Masonería se vio impelida a ocupar el lugar de este tipo de organizaciones, de las cuales carecían los pueblos del interior de la república.
Se incluye un apéndice documental del semanario masónico Luz y Verdad sobre la Revolución de Mayo a poco menos de cumplirse un siglo del suceso.


***


I. Mitos y realidades de la masonería

Los siguientes fragmentos pertenecen a una conferencia dictada por Emilio J. Corbière (1):

"Estas corporaciones son vistas claramente en la historia universal porque eran las constructoras de los caminos, los castillos y los grandes conventos. Esas son obras maravillosas de la mística y de la cultura religiosa europea. Estos grupos, como no tenían teléfonos u otras vías de comunicación, se comunicaban entre ellos por medio de fórmulas, apretones de manos y palabras. En primer lugar defendían su profesión y luego se cuidaban entre ellos. Pero además esas cofradías -que ya eran mal vistas- se abastecían a sí mismas. No necesitaban pedirle permiso al monarca, al príncipe y menos a los sacerdotes. Esas cofradías enseñaban corrientes filosóficas antiguas".

"La masonería se expandió en Europa y después por el resto del mundo. Los historiadores masónicos arrancan la historia de esta orden a fines del primer milenio y comienzos del segundo, cuando se entronca con las corporaciones medievales y las órdenes de caballería. Pero, desde el punto de vista científico, la historia moderna de la masonería comienza en el siglo XVIII... Se expande por toda Europa, Asia y América. Primero llega a América del Norte y en el Río de la Plata la primera Logia data de 1795 (2). Ahí se instala en las cercanías de la Revolución Francesa".

Con respecto a la masonería en Argentina, sostiene: "Este tema de la masonería en la vida política argentina surca diversos partidos políticos y etapas: la lucha por la Independencia, la Organización Nacional y luego la formación de la Argentina moderna".

"¿Quién fue Lautaro? Fue un taller operativo masón. El error de muchos historiadores masónicos y antimasónicos es que no hablan de las logias operativas. Son eminentemente políticas; no son las logias de formación espiritual y cultural. También hay, en el Oriente, masonerías que responden a otros ritos. Creo que tiene la ideología del libre pensamiento, que es algo común es todas estas organizaciones. Pero a veces aparecen, en momentos excepcionales, logias operativas que se caracterizan por tener un solo objetivo político". (3)

"La Logia Lautaro tuvo un fin exclusivo: el cruce de los Andes. Había muchos planes para enfrentar al imperio español y derrotarlo. Uno de ellos era cruzar los Andes, tomar por la espalda, liberar la capitanía de Chile y seguir al Perú. El objetivo era no ir a la lucha frontal contra el poderoso ejército español que venía desde el norte, ya que no estaba preparada. Buenos Aires quedó sola en la guerra de liberación; esta es la clave del asunto. Y ahí jugó un papel importante Julián Alvarez, quien era jefe de la masonería local... Y Julián Alvarez le dio los primeros cuadros a San Martín, ya que este no era nadie cuando llegó".



II. Acciones de la Logia Luz del Sud

Sobre Logias operativas, y en mi conferencia titulada Apuntes preliminares sobre Masonería en Tandil, donde me ocupo de la Logia Luz del Sud, se establecen los siguientes datos (4):

La Logia Luz del Sud Nº39 de Tandil fue fundada el 7 de setiembre de 1872, con autorización del Gran Maestre de la Gran Logia Argentina, Nicanor Albarellos. Fue patrocinada por la Logia Estrella del Sud Nº 25, de Azul, establecida a su vez el día 8 de agosto de 1867 por el Coronel Alvaro Barros.

En esta etapa, 1872 , Luz del Sud nace como una logia operativa que trabajó para encauzar la vida pública del pueblo, aquejada por diversas problemáticas que incluía el fraude político y la puja entre las viejas familias criollas y los extranjeros que traían ideas progresistas. Se complementaba este conflicto con la dura pelea entablada entre la Iglesia y el Liberalismo: el avance laico era evidente y se imponía a la prédica del clero, quitándole espacios de poder.

Posibles causas éstas que ayudaron a desatar la matanza de pobladores extranjeros del 1 de enero de 1872.

Por último, esta matanza fue la excusa histórica para dar plenitud al actuar masónico que ya existía en forma velada a través de la Sociedad FilantrópicaLa Caridad” de Tandil.

Otro documento consultado, en este caso el periódico masónico Luz y Verdad, fija (según nos revela su lectura) la fecha de fundación de Luz del Sud en 1874.

Cito textualmente un pasaje del artículo “Fiesta en perspectiva”, que corresponde al ejemplar Nº 143 publicado el martes 27 de enero de 1903:

“Los miembros de la Logia Luz del Sud de esta ciudad preparan un hermoso festival masónico para el día viernes 30 del corriente a las 8 ½ p. m., el que tendrá lugar en su salón de la calle General Rodríguez Nº 364 , y con el que se conmemorará el 29º aniversario de la fundación de aquella".(5)

Estos datos fueron ampliados poco después en una entrevista, de la cual cito los siguientes conceptos (6):

Mauricio Campos señaló que en las labores de la logia se distinguen distintas etapas. Un antecedente fue la fundación de la Sociedad Filantrópica La Caridad. En 1872, después de la matanza de extranjeros en Tandil, surgió como una logia y en 1880, con la creación del Asilo San Juan.

Durante las décadas de 1870 y 1880 existió una fuerte presencia de masones en la fundación de las principales mutuales como La Caridad, la Sociedad Española (1873), la Sociedad Italiana (1877) y la Sociedad Sadi Carnot (1891), que era francesa. En 1890 situó otro punto de inflexión con la fundación de la revista de la Sociedad de Hermanas de los Pobres, que dependía de Luz del Sud.

Un descubrimiento interesante fue que el prólogo de la carta constitutiva de la Sociedad Filantrópica La Caridad incorporaba principios de la masonería y en su comisión directiva de 1871 figuran nombres que ocuparon al año siguientes cargos en Luz del Sud, como Ramón Santamarina (fue tesorero en ambas), Carlos Díaz, Juan María Dhers, los hermanos Arabehety y Manuel Suárez Buyo.

Otro personaje fundamental fue Bernardo Sabatté Laplace, que estuvo en 1871 en La Caridad, diez meses después formó parte de la primera comisión de Luz del Sud, en 1875 se sumó a la corporación municipal y también estuvo ligado a la sociedad Sadi Carnot. Tuvo relevancia porque ocupó puestos clave en la masonería en momentos clave.

Cuando se creó Luz del Sud en 1872, su carácter era operativo porque tenía una misión política: desplazar al juez de paz Figueroa, que representaba a la parte conservadora criolla. Después de la matanza del Tata Dios, la logia pretendía asumir el poder político, ya que posiblemente ese hecho haya estado fomentado por los conservadores. En 1873 la Gran Logia de la Argentina le otorgó carta constitutiva, aunque Luz y Verdad en 1903 indicó que la fundación de Luz del Sud se produjo en 1874.

Para el autor, la diferencia de fechas responde a un intento de disimular la misión inicial de la logia debido a que Sabatté Laplace formaba parte de la comisión de 1873 y en 1903 fue presidente de la logia, no podía desconocer el momento de su fundación.



III. Apéndice documental:
Luz y Verdad sobre la Revolución de Mayo.
(7)

Las fiestas del 24 y 25 de Mayo tal como se han celebrado este año y seguirán celebrándose en adelante, puede decirse que constituyen las fiestas de todos los que habitan con nosotros.

Los españoles que hasta hace poco tiempo no tomaban participación en ello mostrándose retraídos ya no tienen porqué hacerlo.

Nuestro himno ya no es el himno hiriente de otros tiempos; es solamente el himno de la libertad; y como la libertad es un bien común a todos los hombres y todos los pueblos libres, pueden sin menoscabo a su dignidad cantar con nosotros ese himno que se llama argentino.

La aurora del 25 de Mayo de 1810 alumbró a los argentinos y a los españoles cuando luchaban unos por su independencia y otros por la integridad de su territorio. La de 1900 en el mismo día los ve unidos en un abrazo fraternal donde no existen vencidos ni vencedores.

La Argentina se independizó de la madre España del mismo modo que los hijos se independizan de los padres cuando llegan a la mayoría de edad. La separación trajo consigo enemistad pasajera, como las contrariedades del hijo hacen experimentar algunos disgustos al padre.

Pero hoy España y la Argentina, como los padres e hijos que olvidan los resentimientos que engendran vaivenes de la fortuna o azares del destino, se confundieron en un abrazo fraternal. Es que los hombres como los pueblos se unen o se distancian obedeciendo al derecho natural, que es la ley y el derecho de Dios.

***



IV. Bibliografía, notas y fuentes citadas

(1) "En el auditorio de la Biblioteca del Congreso de la Nación, en la Cámara de Diputados, se realizó la exposición y seminario "La masonería ante la historia". El historiador Emilio J. Corbière se refirió a las fábulas que se tejieron sobre esta organización". Recorte de diario extraído de mis archivos, sin mención de fuente, con fecha del domingo 17 de diciembre de 2000.

(2) Se refiere a la Logia Independencia.

(3) Corbière, Emilio J., La Masonería, política y sociedades secretas en la Argentina, Editorial Sudamericana, Bs. As., 1998.

Pág. 192:
“... mientras las logias simbólicas funcionan como centros iniciáticos (en términos más sencillos de estudio y formación personal), las operativas son creadas con un fin y objeto determinado.
... las logias operativas... desarrollan su actividad dentro de un período de tiempo determinado, cesando luego en su acción.”

Pág. 207:
“La masonería no es ajena a la realidad de su tiempo. No mira pasar los hechos sino que trata de influenciar en los mismos”.
“Pero esa participación masónica desde el siglo XIX se ha realizado a través de logias o talleres operativos cuya característica es la de tener una vigencia determinada en el tiempo, que se mide en relación con el cumplimiento del objetivo”.


(4) Campos, Mauricio Javier, Apuntes preliminares sobre Masonería en Tandil, Faro Editorial, 2004, 2006.

(5) Los datos citados se corroboran en el artículo “La Masonería en acción. Éxito completo”, publicado por Luz y Verdad, año III, N º144, martes 3 de febrero de 1903.

(6) Historia de la Logia tandilense Luz del Sud, El Eco de Tandil, jueves 1º de diciembre de 2005. Entrevista: Paula Rodríguez.

(7) Luz y Verdad, Tandil, martes 29 de mayo de 1900, Año I, NÚM. 5

22 de febrero de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada