I Jornada de Estudios sobre Masonería en Argentina y América Latina

Influencia de la Masonería en el Pensamiento Político de la Revolución de Mayo

22 de Mayo de 2010 / Sede de la Masonería Argentina. Pte. Perón 1242. CABA

Libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”

Libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”
La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones y a la Universidad de Buenos Aires auspician esta primera edición de nuestro libro “Masonería en la Revolución de Mayo. Influencia en el pensamiento político”, constituyéndose en el primer libro impreso por la editorial de la Gran Logia de la Argentina “Ediciones Masónicas Argentina”. Una investigación del Centro de Estudios para la Gran Reunión Americana, del Equipo de investigación: Ricardo Romero, Roberto Sahakian, Verónica Baston, Antonio Las Heras, Nicolás Breglia, Andrea Marisa Romandetti Dasso, Jorge Cabezas, Sylvia Ruz Moreno, Germán Boure, María del Carmen Romano, Mario Luján Benítez Reyes y textos de Emilio Corbière.

Proyecto de Investigación: Influencia de la Masonería en la Revolución de Mayo

Director: Lic. Ricardo Romero

Nos proponemos en esta investigación analizar los componentes de las ideas masónicas a fin de relacionarlas en su influencia en la construcción del Estado Argentino. Haciendo una construcción analítica de fuentes históricas: documentos, escritos, proclamas y biografías, a fin de dilucidar cuáles fueron los componentes que marcan la influencia de la masonería en el Pensamiento Político de la Revolución de Mayo, sosteniendo que el esquema de Logia permitió un accionar similar a un partido de cuadros en el proceso revolucionario.

Análisis

La Logia Lautaro es la organización emblemática del análisis historiográfico. Debe su nombre a los relatos que contó Bernardo O´Higgins a Miranda sobre la oposición que realizó el toqui mapuche Lautaro a la dominación española de Chile en el siglo XVI. En sus principales objetivos estaba la de lograr la independencia de América, para establecer una confederación de repúblicas. Seguían la línea de los Caballeros Racionales, Logia creada en 1807 y que luego tomaría en Cadiz el nombre mismo de Lautaro.

Es interesante ver que la masonería llega de la mano de los liberales españoles y no de los ingleses, como critica la línea revisionista. De hecho, cuando llegan San Martín y Alvear a Buenos Aires en 1812, venían actuando logias previas, entre la más reconocida fueron las Independencia, una que levantó columnas en 1795 y otra del mismo nombre que trabajaron desde 1806 hasta confluir en la Lautaro. Si bien son logias de influencia masónica, las mismas eran operativas, con lo cual podían salirse del ritualismo y concentrarse en los objetivos específicos establecidos. Además, como comenta José Stevenson Collante, durante el proceso revolucionario, los miembros de la masonería tenían doble investidura, participaban en Logias Regulares Universales y de Logias Operativas de carácter patriótico para la revolución americana. Algunos de los principales miembros a destacar fueron: Francisco de Miranda, Andrés Bello y Simón Bolivar de Venezuela, José María Caro de México, Bernardo O´Higgins de Chiles, Juan Pablo Fretes de Paraguay; y en Argentina actuaron José de San Martín, Carlos de Alvear, Bernardo de Monteagudo, Gervasio Posadas y Tomás Guido, entre otros.

En lo académico, nos señala Emilio Corbiére (La Masonería) que si bien existen marcadas evidencias de los vínculos masónicos, por diversas razones, no se profundizan los análisis de sus implicancias. Existen trabajos que estudian el accionar de las Logias en la región, desde La Logia Lautaro por Emilio Gouchon, La masonería y la independencia de América por Nicolás Navarro, La Logia Lautaro y la independencia americana por Antonio Rodriguez Zuñiga, La Masonería a través de sus hombres por Alcides Lappas, o San Martín, la Logia Lautaro y la Francmasoneria por Fabián Onsari; o análisis específicos estudian la Revolución de Mayo, como uno reciente de Marcela Ternavasio, Gobernar la Revolución, que estudia los poderes en disputa en ese período, y en el cuál la pertenencia de los mismos a la masonería no es problematizada. Y si bien, existe la investigación Lucia Gálvez (Como dios manda? Iglesia, masonería y estado en la Argentina) quien estudia la participación de curas y masones en el proceso emancipatorio.

Lo cierto es, que la mayoría de éstos trabajos tienen un carácter esencialmente histórico y en todo caso, dejan en todo caso como un aspecto anecdótico el vinculo entre masonería y la emancipación, o la mirada se centra en un aspecto histórico del proceso. Se trata de dar una aproximación politológica al análisis para ver los componentes estructurales del pensamiento masónico derivados en el proyecto político de la revolución.



Lanzamiento de la Jornada

lunes, 8 de junio de 2009

Masonería y Feminismo. Sobre una nota de la Revista Ñ


Lic. Ricardo Romero

Especialista en Masonería

Centro de Estudios para la

Gran Reunión Americana

La Revista Ñ publicó una nota de color, comentando la agitada crítica que realizaba una ferviente militante feminista de pelo color rojo (Cecilia Lipsick) durante una presentación de candidatos y candidatas del Encuentro Popular para la Victoria, y las apreciaciones de María José Lubertino sobre la masonería y las mujeres. Al respecto, me gustaría realizar algunos comentarios de alusión.

Es claro, que producto de la tradición masónica, originariamente de las cofradías de trabajadores y albañiles constructores de catedrales, las Logias Regulares están formadas por Hombres. Algo que se cristaliza en los Landmark de 1717, donde se prohíbe el ingreso a las mujeres. Sin embargo, como todas las instituciones de la humanidad, fueron progresando a cambios que replantean el rol de las mujeres.

De hecho, cuando reclamo el estudio de la masonería en el proceso de la independencia americana, y especialmente en argentina, donde sus principales referentes se inspiraban en la escuadra y el compás, también alerto sobre el rol como “Guarda Templo Externo” que tenían algunas mujeres, como Mariquita Sánchez Thompson, quienes cubrían el Templo para que personajes como Belgrano, Castelli, Moreno, Monteagudo, Vieytes, Liniers, entre otros, pudieran llevar las Tenidas emancipatorias.

A su vez, cabe aclarar, que en la actualidad, existen mujeres libres y de buenas costumbres, que organizaron logias femeninas que reproducen los rituales de práctica de la masonería regular. Inspiradas en la búsqueda de la libertad y el conocimiento, en nuestro país funcionan desde el 2002, cuatro Logias agrupadas en la denominación de la Gran Logia Femenina de la Argentina.

Incluso, recientemente, se ha formado en Argentina dos Logias que aceptan mujeres, una en Misiones, Filantrópica Nº 41, y otra en Buenos Aires con el nombre de Fraternidad Nº 42 que dependen del Gran Oriente Latinoamericano con sede en Uruguay; y a su vez funcionan diferentes ritos con Logias mixtas e incluso existe El Derecho Humano, que la Orden Masónica Mixta Internacional que funciona solamente con varones y mujeres.

En este sentido, es incorrecto afirmar que en la masonería no se admiten las mujeres. Sino, que existe una práctica tradicional regular y las modernas que permiten la participación de mujeres o el trabajo conjunto. Así como existe en diversas actividades existen las ramas masculinas, femeninas y mixtas. Es claro, que actualmente la masonería abre sus puertas a quienes quieran practicar una forma de vida de reflexión filosófica, labor filantrópica y acción progresista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada